DESARROLLO DE LOS TRABAJOS

Cerrar ventana

El trabajo de verificación histórica está basado en el libro póstumo del investigador granadino Eduardo Molina Fajardo (Granada 1914-1979), publicado postumamente en enero de 1983, «Los últimos días de García Lorca». El autor era miembro de Falange Española durante la guerra civil, director del periódico falangista Patria y, sobre todo, amigo y camarada de las personas que estuvieron cerca del poeta en sus últimas horas, lo que le permitió lograr confidencias muy importantes de ellos[Miguel Caballero Pérez. INFORME HISTÓRICO SOBRE LA POSIBLE UBICACIÓN DE UNA FOSA COMÚN EN EL PARAJE DEL ALMEGÍJAR O PEÑÓN COLORADO].

Los trabajos de campo toman como base de partida las investigaciones realizadas hasta la fecha por Miguel Caballero, autor del libro «Las trece últimas horas en la vida de García Lorca», editado por La esfera de los Libros.

Los trabajos de investigación desarrollados en la presente campaña son la continuación de los iniciados en el año 2013.
En aquella fase se descartó una parte de terreno que inicialmente parecía susceptible de contener fosas con restos de fusilados en 1936 y permitió tener una idea más aproximada del subsuelo actual de la zona a investigar, cuya morfología ha sido totalmente modificada por las obras de construcción de un campo de futbol en 1997.
En la última campaña se ha seguido ampliando el área de excavación arqueológica que ha permitido conocer la estratigrafía completa del subsuelo original y del relleno aportado por la obra del campo de futbol, se han recopilado nuevos datos documentales: planos de la obra de construcción del campo de futbol, informes sobre los pozos existentes, fotografías históricas, fotografías aéreas de la zona, estudio geológico; se ha podido restituir mediante el estudio geográfico de la imágenes históricas el paisaje original y se ha realizado una prospección exhaustiva con georradar de la zona delimitada como el área más probable para la ubicación de los pozos que, según los fuentes manejadas, fueron utilizados como fosas comunes en 1936.
El área para proseguir la excavación arqueológica de la zona de estudio en 2014 fue elegida y delimitada en función de las referencias espaciales proporcionadas por el general Nestares[El general D. Fernando Nestares nos manifestó durante el transcurso de sus visitas al lugar de la intervención que cuando estuvo en la zona en 1977, acompañado de tres de los guardias de asalto que habían participado en la ejecución de Federico García Lorca, había contado una distancia de 25 m desde la carretera al lugar de los pozos y al que se accedía por una vereda que se encontraba a la altura del cortijo situado enfrente del campo de futbol], así como por las señales de alteración del subsuelo obtenidas al final de la fase anterior, mediante la prospección geofísica de la zona referenciada.
El objetivo de la intervención arqueológica se centra en la localización de los pozos que pudieran haber sido utilizados como lugar de enterramiento de personas ejecutadas durante la Guerra Civil de 1936-1939.
El área excavada tiene una superficie aproximada de 300 m2 y se encuentra en el polígono formado por los ángulos situados en las siguientes coordenadas:

El área excavada

Se ha excavado la zona delimitada con medios mecánicos hasta la cota de -2 m, donde se ubicaba la alteración del subsuelo detectada por el georradar. El área de la anomalía, que correspondía a una capa húmeda de arcilla grisácea, se ha excavado por procedimiento manual y se ha rebajado hasta la cota de -5 m, con medios mecánicos, alcanzándose los primeros estratos del suelo original del terreno anterior a la obra del campo de futbol.

 

Se ha documentado gráficamente la estratigrafía del terreno natural y del relleno añadido en la obra. Se ha vuelto a prospectar con georradar el suelo alcanzado y las paredes del sondeo y finalmente se ha cubierto la zona excavada con el material extraído, por el peligro que suponía dejarlo abierto para la seguridad de las personas.

Proceso de excavación   Proceso de excavación

Si bien las anomalías detectadas en la prospección geofísica previa no corresponden a los pozos buscados, sino a un lentejón de arcilla humedecida que debió quedar estancada entre las tongadas de zahorras en el momento de construcción del campo de futbol, la excavación arqueológica ha permitido descartar una parte importante de terreno en el trabajo de búsqueda y ha proporcionado el conocimiento del desarrollo completo de la estratigrafía de la zona, lo que supone una ayuda importante para las ulteriores etapas de la investigación en curso.

ESTUDIO GEOLÓGICO
Como complemento de la intervención arqueológica se ha elaborado el corte geológico actual de la zona de intervención con la superposición de la estratigrafía natural del terreno y los aportes de la obra del campo de futbol.

Corte geológico

También se ha podido establecer, sobre ortofotos, los movimientos de tierras y volumen de los mismos en la preparación de la obra, que ha modificado sustancialmente el paisaje de la zona.

REVISIÓN DE LAS FUENTES Y ESTUDIO DOCUMENTAL
Al finalizar la excavación arqueológica sin haberse detectado la presencia de los pozos buscados, se ha procedido a una revisión crítica de las referencias espaciales obtenidas algunas de las fuentes, fundamentalmente del general Nestares.
Según manifestación oral del mismo, «en su visita al lugar en 1977, acompañado por tres de los guardias de Asalto que participaron en la ejecución de Federico García Lorca, había ascendido por una vereda que salía enfrente de la fachada del cortijo del “Pepino” hacia los llanos de Corbera y a una distancia aproximada de 25 m, desde la carretera, se encontraba la zona de los pozos».
En esa revisión, contando con la colaboración del informante, se concluyó que la zona de los pozos que visitó en 1977 había que situarla a unos 40 metros más hacia el este del lugar inicialmente apuntado, ya que la construcción del cortijo antiguo –utilizada como referencia por el general Nestares– ha sufrido una ampliación hacia el oeste.

Revisión de las fuentes

También se ha cuestionado la existencia de los tres pozos, excavados sin éxito para la búsqueda de agua, que fueron dibujados por el pintor Manuel Maldonado a instancias de Eduardo Molina Fajardo[Una imagen de los pozos dibujados por Manuel Maldonado aparece en la página 1 de la obra de Eduardo Molina Fajardo: "Los últimos días de García Lorca". Plaza y Janés editores. Barcelona, 1983].
En este apartado ha sido esclarecedora la investigación realizada por Miguel Caballero en la que se pone de manifiesto que la fábrica de paños de Víznar utilizaba el caudal de la acequia de Aynadamar como fuerza motriz para su maquinaría y que en tiempos de sequía dicho caudal era deficitario [NAVAJAS TIRADO, C. 1998. Víznar, la fábrica y los antiguos molinos. Estudio inédito."DE LA CONSTRUCCIÓN DE LA FÁBRICA Y SUS INCIDENCIAS". Repasando documentos aparece uno de 1889 en que se dice que estando en periodo de construcción de la nueva fábrica en Ayuntamiento de Granada había publicado un edicto anunciando que D. Eduardo Álvarez de Toledo había hecho petición de tomar en la misma Fuente Grande de Alfacar donde nacen las aguas que desde tiempo inmemorial discurrían por la Acequia de Aynadamar, la cantidad de agua necesaria para el abasto público y privado que entra por el sitio conocido por Manflor en el Albaycin ciertos días y horas de la semana. El 31 de mayo de ese mismo año 1889 D. Eduardo Moreno como socio gerente de la sociedad Moreno y Compañía y duelo del Molino Alto de Víznar, formalizó un escrito oponiéndose a esa pretensión porque ello vendría a lastimar entre otras muchas propiedades que indicaba, adquiridas bajo el amparo de la ley, las de una «fábrica de tejidos que ha de ser impulsada por un motor ya en colocación arreglado lo mismo que toda la maquinaria ya adquirida y en camino para Granada a la fuerza motriz calculada y previamente medida de toda el agua que siempre han disfrutado los mencionados molinos sin que nadie haya podido mermar bajo pretexto alguno su disfrute y aprovechamiento como ahora se pretende por el indicado peticionario cercenar aquel disfrute inmemorial con una cantidad de agua que épocas de estiaje equivaldría a dejar parados la mitad de los artefactos de una fábrica y que el motor construido con toda exactitud de los adelantos modernos para una cantidad dada de agua funcionara de una manera irregular e imperfecta llevando a los intereses que representa un trastorno y quiebra de gran consideración»…

REPERCUSIÓN DE LAS SEQUÍAS EN LA EXPLOTACIÓN DE LA FÁBRICA. En el año 1893 ya se venía lamentando la escasez de agua que traía la acequia de Aynadamar. El Ayuntamiento de Granada pretextando suciedades en la Acequia llamó la atención sobre este punto y hay una carta fechada en 13 de octubre de 1893 del Alcalde de Víznar a D. Eduardo Moreno Moreno reconociendo que no había suciedad alguna a la altura del Molino Bajo no posibilidad de caída de arenas a la Acequia que está más alta y que en la época en que el Ayuntamiento de Granada se quejaba era precisamente cuando la acequia se encontraba mejor de limpieza.
De esa época se conserva también un estudio de las posibilidades de aumentar la fuerza motriz, que ya estaba muy disminuida según allí se reconocía. Y proponía como remedio unir a la fábrica la fuerza del Molino Bajo.
Parte de ese estudio de un máximo de agua en la acequia de 180 litros segundo y de un mínimo de 120….]
.
El análisis del dibujo por parte del Dr. José Luis Peña concluyó que podría corresponder a una «foggara» o «qanat». Es decir, a pozos verticales y alineados que se internan en profundidad sub-horizontalmente en materiales sueltos o arcillosos para poner al descubierto las aguas subálveas
Posteriormente y durante el trabajo de campo se pudo localizar el punto aproximado de ubicación del pintor Maldonado al realizar la figura en la que se muestra una vista de los pozos y diversos accidentes geográficos del lugar.

localización sobre el terreno

Durante los meses de diciembre de diciembre de 2014 y enero de 2015 se ha realizado una investigación y posterior recopilación de las fotografías aéreas históricas en distintos archivos españoles de la zona investigada.
En el Archivo General Militar de Ávila se han localizado un conjunto de 124 fotografías realizadas en octubre de 1938 por el Ejército Popular de la República Española (Fuerzas Aéreas, Jefatura de la Zona Centro-Sur), con el código de referencia: AGMAV,F.133 y título: «Fotografías aéreas del grupo de vuelo 1-7. Números 4892 a 4973. Itinerario Huétor Víznar y carretera de Granada a Alcalá la Real». Desafortunadamente, los Llanos de Corbera quedan fuera del campo de la imagen aérea por escasos metros.
En el Servicio de Infraestructuras y Equipamientos Locales del Área de Cooperación Local de la Diputación Provincial de Granada se ha podido obtener información sobre el proyecto de la obra de «Ampliación y Modificado del campo de fútbol en Alfacar», redactado en abril de 1988 por Francisco J. Lafuente García.

Área decooperación Local   Campo de fútbol

De las hemerotecas de la prensa local de Granada se han obtenido imágenes del proceso de construcción de la obra. Se ha intentado obtener información gráfica sobre la pista de motocross existente anteriormente a la obra del campo de futbol y que está constatada en la fotografía aérea de 1977, tanto a través de vecinos de Alfacar como de la Federación de Motociclismo, pero hasta la fecha esa línea de investigación ha resultado infructuosa, ya que lo único que se ha conseguido ha sido un cartel anunciador de unas pruebas del año 1990, sin apenas valor documental.

Foto 1: trabajos de construcción del campo de fútbol.
Foto 2: imagen aérea de la pista de motocross anterior a 1977

ESTUDIO GEOGRÁFICO Y GEO-ARQUEOLÓGICO
Los cambios producidos en la zona desde 1936 y especialmente desde 1997 son de gran magnitud y generan problemas para la ubicación espacial de cualquiera de los testimonios existentes hasta el presente:

  • a) la mayor parte del olivar que existía en las inmediaciones del Cortijo Pepino ha desaparecido;
    b) dicho cortijo ha cambiado de dimensiones;
    c) la zona se ha utilizado como pista de motocross; y
    d) la ladera ha sido removida y sus materiales trasladados para generar la explanada sobre la que se asentaría el campo de fútbol de Alfacar.
  • Todas estas intervenciones dieron por resultado un nuevo paisaje cuya restitución total a las condiciones originales es compleja pero factible con la metodología adecuada.
    En este contexto se ha considerado importante reconstruir geográficamente determinados elementos del paisaje que nos aproximen a la situación de la zona del Peñón Colorado en 1936 por su interés para ubicar espacialmente las referencias informadas por diversas fuentes.

    estratigrafía de la zona

    Los elementos más relevantes a determinar para precisar al máximo el área de excavación para una futura intervención con altas probabilidades de éxito son los siguientes:

    Las imágenes de mayor interés para cubrir los objetivos propuestos de reconstrucción geográfica resultaron ser las fotos aéreas de 1957. En ellas todavía estaba intacto el olivar del Peñón Colorado, el Cortijo Pepino y el campo de instrucción militar, utilizado posteriormente como campo de fútbol; igualmente era visible la red de drenaje de la ladera.
    Estas referencias fueron cartografiadas e introducidas en un SIG (Sistema de Información Geográfica) para ser transferidas, tras su georreferenciación, a la ortoimagen de 2013.

    INVESTIGACIÓN GEOFÍSICA
    Se ha analizado el subsuelo correspondiente al área delimitada por el estudio geo arqueológico para la localización de eventuales pozos.

    Área estudiada con georradar

    En esta Tercera Fase se ha utilizado un equipo de georradar GSSI modelo SIR3000, con marcación de distancia mediante un odómetro, perteneciente a la Universidad Politécnica de Valencia. Se utilizaron para este estudio 2 antenas:

    El empleo de estas antenas ha permitido estudiar hasta unos 7,5 m de profundidad, suficiente profundidad de penetración acorde a las profundidades estimadas de una cobertera antrópica 5-6 m presente sobre la que fuera la superficie del terreno en 1936.
    Se proyectaron 94 perfiles de georradar formando una malla de perfiles transversales y longitudinales 1 x 1 m con ambas antenas.
    Los datos obtenidos (radargramas) en el área estudiada se han procesado y modelizado 3D con el programa RADAN.
    Durante el procesamiento de los radargramas se han determinado la constantes dieléctricas del terreno. Asimismo se han aplicado diversos filtros, deconvolución, y migración.
    De esta manera se han obtenido, fundamentalmente, los resultados y conclusiones que se mencionan:
    Se ha detectado y cartografiado en los radargramas 2D y en el modelo 3D: 3 zonas de anomalías en el área estudiada con georradar, que por sus profundidades y morfologías pueden corresponderse a ubicaciones de pozos.

    anomalías detectadas en el área estudiada con georradar

    CONCLUSIONES

    RESUMEN GRÁFICO DE LA INVESTIGACIÓN REALIZADA

    CONCLUSIÓN FINAL Y PROPUESTA DE ACTUACIÓN
    La prospección geofísica con georradar ha detectado tres alteraciones del subsuelo en la zona delimitada por el estudio geo-arqueológico como la más probable para la ubicación de los pozos buscados y en las cotas señaladas en la investigación arqueológica y documental para el suelo original del terreno con anterioridad a la obra del campo de futbol.
    En buena lógica, cabría pensar que se han localizado los mencionados pozos. No obstante, no se puede tener la certeza del hallazgo hasta su constatación por el método arqueológico.

    Teniendo en cuenta los resultados alcanzados en las investigaciones geo-arqueológica y geofísica, que pueden considerarse positivos y esperanzadores, se propone concluir la investigación mediante el siguiente proceso:


    www.000webhost.com